Muchas personas se preguntan si es posible eliminar los rayones de un vidrio, en términos generales, se podría decir que si lo es. Sin embargo, existe un amplio espectro de posibilidades con respecto a este tema. El vidrio no es como un diamante, aunque ambos se ven transparentes, el vidrio es un sólido ‘no cristalino’ que se deriva de la sílice, un elemento que se encuentra en la arena que, a altas temperaturas, se convierte en un líquido que se enfría rápidamente para formar Copa. Los diamantes se derivan del carbono, y su cristalización depende de temperaturas y presiones muy superiores a las del vidrio, lo que lo convierte en uno de los materiales más resistentes del universo, y, por tanto, es prácticamente irrompible e imposible de rayar. Sabemos que es prácticamente imposible hacer todas nuestras ventanas y puertas con diamantes, por lo que debemos cuidar mucho nuestros cristales para evitar rayones.

Se pueden encontrar rayones de diferentes formas y tamaños en su vidrio. Hay que entender que, dependiendo del tipo de rayón, variarán las soluciones que se pueden aplicar.

¿Qué tipos de rayones se pueden encontrar en su vidrio?

Hay dos tipos de rayones que se pueden encontrar en los cristales de las ventanas y puertas; hay rayones superficiales y rayones profundos. Estos a primera vista pueden parecer bastante iguales, ya que su diferencia no depende de su longitud, sino de su profundidad. Los rayones superficiales pueden ser causados ​​por el paso de elementos ligeros sobre una de las superficies de vidrio como monedas, juguetes, llaves entre otros. Mientras que los profundos pueden ser causados por elementos pesados como herramientas, o cuando las ventanas se protegen con madera en temporada de huracanes. La forma de detectar un rayón profundo es pasando la uña sobre la hendidura, si la uña se tropieza al pasar significa que es profundo, este es el principal método para diferenciar los tipos de rayones.

¿Cómo eliminar los rayones superficiales de tu vidrio?

Si encuentra un rayón superficial en una de las caras de su vidrio, es muy probable que pueda repararse. Sin embargo, la mayoría de los rayones que se encuentran en la vida cotidiana son profundos, por lo que es necesario revisar bien antes de realizar cualquier actividad de reparación. Para eliminar un rayón superficial, se puede utilizar el popular óxido de cerio junto con las herramientas adecuadas, como pulidoras y discos de lija específicos para vidrio. No es recomendable que esta actividad se realice como un “hágalo usted mismo”. Es necesario llamar a una empresa especializada en eliminación de rayones para evaluación y posterior servicio. El uso de estas herramientas sin el debido cuidado puede elevar la temperatura del vidrio y provocar su rotura.

¿Cómo eliminar rayones profundos de su vidrio?

Los rayones profundos son de especial cuidado, un rasguño de este tipo significa que el vidrio sufrió desgaste y perdió milímetros de espesor en esa zona. Para solucionar esta situación, es imprescindible llamar a una empresa especializada, que se encargará de determinar si el rayón es lo suficientemente profundo como para lijarlo o si es necesario reemplazar el cristal. Es importante mencionar que los vidrios (dependiendo de su tipo) tienen una composición molecular que está determinada por una temperatura específica aplicada al momento de su fabricación. Si esta temperatura de resistencia se supera en unos pocos grados, el vidrio puede sufrir una rotura inmediata, por lo que el uso de herramientas de trabajo pesado, como pulidoras, que trabajan con fricción, es de sumo cuidado, ya que pueden elevar la temperatura del cristal en tan solo unos segundos. Por estos motivos es muy válido que en determinadas situaciones sea mejor sustituir el cristal que repararlo, ya que hay rayones que no se pueden lijar.

Los huracanes son tormentas tropicales en las cuales los vientos alcanzan velocidades sostenidas de mas de 74 millas por hora, por lo general, una velocidad del viento como esta es capaz de arrancar arboles de sus raíces, destruir postes de luz, romper vidrios, levantar objetos. En cualquiera de estas situaciones, estos objetos tienen el potencial de convertirse en “misiles” que pueden impactar con los vidrios de sus ventanas y puertas, y en algunos casos logrando atravesar la envolvente del edificio. Esto puede ser potencialmente peligroso para la integridad de su hogar, ya que el viento y el agua puede entrar por dichos orificios causando cambios de presión extremos.

Con el pasar del tiempo, se han venido mejorando cada vez más los estudios realizados en temas de la formación y evolución de los huracanes, a su vez, se han incrementado los protocolos de seguridad en cuanto a la planeación y protección contra huracanes, sobre todo en lugares afectados históricamente por estos mismos. Los datos extraídos de estos estudios son de vital importancia para el diseño, fabricación e instalación de sistemas de puertas y ventanas a prueba de huracanes. Estos sistemas son llamados de “impacto” por su capacidad de resistir la fuerza de los vientos de los huracanes y la resiliencia de estos a través del tiempo. Estos sistemas de puertas y ventanas son en su mayoría hechos de aluminio de alta resistencia, fabricados bajo rigurosos procesos de producción, y testeados en laboratorios. Hay que tener en cuenta que, como todo en el mundo, estos productos deben ser mantenidos adecuadamente, ya que su capacidad de resistencia depende en gran parte de el buen funcionamiento de todos sus componentes.

Los protocolos de mantenimiento pueden variar dependiendo del estado y diseño de sus ventanas y puertas, empezando con mantenimientos básicos hasta otros más complejos, a continuación, revelamos diferentes métodos de mantenimiento que se le pueden aplicar a los sistemas de impacto:

Protocolos de mantenimiento para puertas y ventanas deslizantes horizontales:

Si su puerta o ventana no esta corriendo de manera suave, se puede aplicar el siguiente protocolo de mantenimiento básico:

  1. Limpieza y aspiración de polvo y escombros de la guía de deslizamiento.
  2. Lubricación de guía de deslizamiento.
  3. Lubricación de componentes operables.
  4. Ajuste del panel operable, manija y mecanismo de bloqueo.

Si su puerta o ventana se mueve con mucha dificultad o no se mueve del todo:

  1. Limpieza y aspiración de polvo y escombros de la guía de deslizamiento.
  2. Lubricación de guía de deslizamiento.
  3. Lubricación de componentes operables.
  4. Ajuste del panel operable, manija y mecanismo de bloqueo.
  5. Reemplazo de ruedas.
  6. Reparación de la guía de deslizamiento o instalación de cubierta de guía.
  7. Reemplazo de mecanismo de bloqueo y/o manija.

Si su puerta o ventana presenta ruido por viento:

  1. Ajuste del panel operable.
  2. Reemplazo de felpas y empaques de caucho.
  3. Destape de desagües.
  4. Protección y sello de tornillos de instalación y tornillos de ensamble.
  5. Remoción y re-aplicación de sellos de silicona estructural en perímetro y en juntas de ensamble.

Si su puerta o ventana tiene el vidrio roto:

  1. Reemplazo del vidrio.
  2. Remoción y re-aplicación de sellos de silicona estructural en perímetro del vidrio.

Si su puerta o ventana presenta acumulación de sal y/o oxidación en la superficie del aluminio.

  1. Limpieza química de todas las superficies de los perfiles de aluminio.
  2. Remoción de acumulación de sal y corte de empaques de caucho.
  3. Relleno de aluminio en superficies con huecos afectados por la sal.
  4. Aplicación de activador y sellador.
  5. Aplicación de pintura electroestática del color correspondiente.
  6. Curado y secado de la pintura aplicada.
  7. Aplicación de silicona estructural en los perímetros del vidrio y juntas de ensamble.

Protocolos de mantenimiento para ventanas guillotina:

Si su ventana no se mantiene abierta y se dificulta abrirla o cerrarla:

  1. Limpieza y aspiración de polvo y escombros del sillar de la ventana.
  2. Lubricación de componentes operables.
  3. Ajuste del panel operable, manija y mecanismo de bloqueo.
  4. Reemplazo de balances.
  5. Reemplazo de guías plásticas faltantes.
  6. Reemplazo de felpas y empaques de caucho.

Con lo anterior queremos expresar nuestra preocupación con la falta de mantenimiento que se ve a diario en las puertas y ventanas de impacto existentes; se ven casos en los cuales toca reemplazar componentes integrales que se pueden tardar meses en ser despachados por los fabricantes, a veces el daño es tanto que los protocolos de mantenimiento y reparación exigen grandes cantidades de tiempo y mano de obra para poder realizarse. Por estos motivos, es necesario que se realicen protocolos básicos de mantenimiento por lo menos cada 6 meses.

¡IMPORTANTE!

Hay que tener en cuenta que sus sistemas de ventanas y puertas de impacto son fabricados e instalados por compañías certificadas, de esta misma manera, es necesario que los protocolos de mantenimiento sean realizados por compañías especializadas como nosotros. Si el mantenimiento no se realiza periódicamente, es muy probable que todos los componentes que conforman los sistemas no queden funcionando de la manera correcta y por ende desembocar problemas mayores en el futuro.